Rodaje Spot «Miller Lite»

Rodar publicidad siempre es una experiencia particular para cualquier actor. Desde que te diriges a hacer el casting ya sabes que ser seleccionado es casi una lotería. No sólo porque se presentan muchísimas personas a competir por unos pocos papeles, sino que además los criterios de elección suelen ser muy específicos y tienen que ver más con el "fit the role" que con la capacidad interpretativa. Por otro lado son producciones cortas, intensas, generalmente con mucho presupuesto y donde se cuidan mucho los detalles.

La primera semana de septiembre fui elegido para rodar un spot de "Miller Lite" que se va a emitir en EEUU. Fue un sólo día de rodaje que empezó a las 6.45 de la mañana y terminó a eso de las 17. Además de el buen trato de la Agencia "TwentyFourSeven" y los grandes compañeros con los que me tocó trabajar, rescato dos anécdotas interesantes.

Al llegar al set, como es costumbre, primero pasé por maquillaje y peluquería. La peluquera que teníamos ese día no había recibido indicaciones específicas de que quisieran algún look indicado así que tanto a mi como a otros compañeros nos puso "guapos", es decir, arregladitos. En mi caso se centró bastante en peinarme. Cuando llegué al set empecé a ver como los clientes (en publicidad muchas veces el cliente final está en el rodaje del anuncio y su opinión está por encima incluso de la del director) empezaban a comentar (no con mucha alegría) mi peinado XD. En ese instante (aunque alguien tendría que haberlo hecho antes) le comunicaron a la peluquera que lo que querían era que estuviera lo más parecido a como hice el casting (por eso me seleccionaron!). Después de tratar de arreglarlo y seguir sin gustarles el resultado alguien de producción me dijo "Quitate todo lo que lleves en el pelo y péinate como tu harías". Eso hice... y les gustó. Pero ahí no terminó la anécdota del pelo, porque al parecer algunos pelos de mis ondulada melena asomaban por mi nuca más de lo que les gustaba a los clientes (ya os dije que se centran mucho en los detalles). Me preguntaron si podían cortarme el pelo y dije que sí porque dijeron que sería un mínimo. Pero después de ver que cortando un poco las puntas no se solucionaba querían cortármelo más y cuando la situación iba a complicarse (vieron mi cara de espanto ante la idea de poner a cortarme el pelo a lo loco), la peluquera vino al rescate y lo solucionó alisando las puntas. Toda esta anécdota parece muy trivial pero os aseguro que como la gente invierte mucho dinero en rodar anuncios quieren asegurarse de que todo está perfecto. Por otro lado, tratar de interpretar y hacer bien tu trabajo sabiendo que alguien está poniendo "caras raras" porque ve un pelo rebelde... es complicado.

El otro aprendizaje del día fue que los planos donde se ve el producto en primer plano, que suele ser para terminar los spots también es muy importante. Y muy difícil de rodar!! Teníamos que hacer una coreografía con las latas para situarlas exactamente en el lugar que el foco lo requería y no era para nada fácil. Tanto fue así que después de muchos intentos fallidos decidieron rodar todo al revés (quitando las latas de la marca, en vez de ponerlas) y luego reproducirlo en reversa. Seguimos sumando experiencias!!

Aquí podéis ver el anuncio, que no se emitió hasta enero de 2020!!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *