Rodaje de Videoclip «Betto Jones»

Como en todas las profesiones, los actores también trabajamos en proyectos de amigos o familiares, simplemente por apoyar un proyecto y echar una mano. Algunas veces esos proyectos van a suponer trabajar en condiciones poco profesionales, o que van a suponer un esfuerzo extra por nuestra parte. Sin embargo, hay ocasiones en las que uno se lleva una grata sorpresa al encontrarse un equipo humano y técnico a la altura de cualquier rodaje profesional y con gente muy comprometida por sacar adelante un proyecto audiovisual más que competitivo.

Eso fue lo que sucedió en el rodaje de los tres nuevos videoclips de Betto Jones. Betto, no sólo es un músico que ha llevado una carrera musical a una velocidad impresionante (pasando de apenas saber tocar la guitarra a ser finalista en Operación Triunfo y sacar su primer disco en menos de dos años) sino que además es mi hermano «pequeño». Por eso cuando me pidió actuar en la trilogía que iba a formar sus tres próximos videoclips… no podía negarme.

Como os decía en el comienzo de esta entrada, uno suele prepararse para un rodaje de «guerrilla», que es lo que pasa normalmente en proyectos donde no hay presupuesto y todo el equipo participa «a pulmón» como se dice en Argentina. Sin embargo, el reducido equipo que iba a sacar adelante este ambicioso rodaje me iba a sorprender muchísimo. Tanto Claudia y Hugo (directora y operador de cámara/director de fotografía respectivamente) como Jorge y Gloria, iban a demostrar que se pueden hacer cosas muy potentes cuando uno se esfuerza, se sacrifica y es flexible con las circunstancias.

El equipo técnico que proporcionó Jorge era de una calidad espectacular, siendo impagable si se hubiera tenido que alquilar por jornadas. Claudia y Hugo tenían claro como iban a contar la historia que habían desarrollado junto a Betto, por lo que a pesar de tener que rodar muchísimos planos y llevar un ritmo muy alto de trabajo, todo estaba perfectamente coordinado y planeado.

Incluso los imponderables como que te cierren una localización sin previo aviso o que un actor llegue más de una hora tarde, no hicieron perder la calma a la producción del video.
El buen ambiente en un proyecto de este tipo es para mi vital, ya que el calor, las largas jornadas o la falta de comodidades se suelen sobrellevar mejor si todo el mundo tiene una actitud positiva y pro-proyecto.

Tanto es así que incluso teniendo un problema grave, como fue la corrupción de varios archivos (problemas técnicos que nadie puede prever) el hecho de tener que volver a grabar algunos planos tiempo después de haber terminado el proyecto, no sólo fue posible sino que se hizo también en el mejor de los ambientes.

Espero que os guste el resultado, del que podéis ver aquí un primer clip y que sigáis a Betto (@Bettojones) en instagram para no perderos nada de lo que hace.

Primer videoclip de «Casus Belli»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.